lunes, 5 de septiembre de 2011

Días 6 y 7: Chiang Mai- Chiang Rai-Triángulo de Oro- Chiang Mai

Este sabado lo hemos aprovechado para terminar de ver los sitios importantes de Chiang Mai. Aun siendo casi 45 veces mas pequeña que Bangkok tiene casi 300 Wat. Los tienen impecables y trasmiten mucha paz, aunque esperaba mas espiritualidad.
Tambien hemos cambiado de hotel, ya que no nos ibamos a quedar mas en Chiang Mai, y este tambien tenia piscina asi que chapuzón al canto.
Ya por la tarde hemos ido a coger una excursión hacia el norte de Tailandia, para visitar El triángulo de Oro, The White Temple y los baños termales.
Como peculiaridad de hoy, un tailandes, alto el, me ha dicho: Lady Low, jiau jiau. Lo ibamos a buscar mas tarde para que se midiese con Rebeca pero bueno. (Rebeca: lo que faltaba que un tailandés me llame a mí pequeña).
Y asi llegó el día de la excursión.
Sigue Rebeca:
Día 8: Chiang Mai-Chiang Rai- Triángulo de oro-Chiang Mai
A las 7h de la mañana nos han recogido los de la excursión para juntarnos con el resto del equipo. Como por la noche cogíamos un tren hacia el sur, hemos llevado con nosotros las mochilas y no nos han puesto ningún inconventiente. Sólo nos ha dicho que habíamos pagado un precio muy barato por la excursión y que no se lo dijésemos a los otros viajeros.
En la excursión nos juntamos un total 14 personas, 12 turistas, más el guía y el conductor. Aquello parecía la torre de babel: dos franceses, dos italianas, dos amigas alemanas, un matrimonio de inglés y filipina, Alex y Rebeca, y dos personas que iban solas: un indonesio con el que hablamos un rato y una alemana que parecía no tener más de 18 años con 40 kilos de peso, un bolso de charol rosa en forma de corazón y unas zapatillas de las que dan en los hoteles al menos cinco números más que el suyo. Eso sí, tenía todo el pasaporte lleno de sellos porque debía estar dando la vuelta al mundo (qué cabrona). Muy peculiar ella. Y es que nos ha llamado la atención la cantidad de viajeros que van solos por Tailandia. Por un lado están los típicos europeos que sabes a lo que van y que dan un poco de asquito y luego muchos jóvenes tanto chicos como chicas que van por libre. Así que tanto que nos decían a nosotros por lo menos vamos 2.
En fin, la excursión muy chula. Visitamos un géiser (Mae Khajan hot springs ) donde coincidimos con unos leridanos que ya habíamos visto antes y nos dijeron que iban a estar un mes entero por Tailandia, el White Temple (muy curiosa su historia), visita al triángulo de oro (formado por Tailandia, Laos y Myanmar), viaje en barco hasta Laos, comida, visita al mercado de Mae Sai en la frontera de Myanmmar y visita a la tribu Karen (de las mujeres jirafa). Esta última excursión no la habíamos contratado pero también nos la incluyeron, por eso lo del precio barato.

Destacar de los tailandandeses que son muy majos. Salvo cuando te quieren vender algo o llevar en tuk tuk que son un poco cansinos, por lo demás muy serviciales y amables. La limpieza también es una de sus cualidades. En los trenes que hemos cogido iban barriendo de vez en cuando, recogiendo los papeles y a la llegada a la estación limpiaban el tren por fuera con jabón y agua a presión. Todo lo ponen en bolsitas (cosa que no me parece muy bien, peo en fin). Compras un helado: lo meten en una bolsita; a veces hasta los refrescos los metes en bolsa. Y todo lo toman con pajita. Muy finos ellos. Y mucho hielo picado, lo cual se agradece.

A la vuelta en el mini-bus fuimos a velocidad vertiginosa y dando botes porque no teníamos cinturones de seguridad, pero el guía nos dijo que llegaríamos a coger el tren a las 21h y así fue, a las 20:30h estábamos en la puerta de la estación. Muy majos todos.
Después nos esperaban 10 horas de viaje hasta Ayuthaya con un montón de adolescentes que cogían el tren para ir a estudiar a la ciudad y en asientos de 2ª porque era un tren express y no había literas. Una paliza, pero llegamos al destino enteritos. Nos estamos ganando a pulso el masaje tailandés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.