lunes, 26 de agosto de 2013

Día 3 Singapur - Día 4 Kuala Lumpur

Amanecemos temprano en Singapur. Es sábado y la gente no madruga por aquí. Salimos a las 8h a recorrer la ciudad y está casi desierta, pero no hace tanto calor y se está bien.
 
Desayunamos en un patio de comidas unos fideos con huevo frito y carne que nos sientan de maravilla. Con zumo de naranja y té frío para Alex. Nos tenemos que olvidar del café por un tiempo. En esa zona más tarde vemos a grupos de ciclistas que acuden a almorzar.
 
Nos acercamos hasta Chinatown y también está a medio gas. Entonces se va despertando la gente.Vemos nuestro primer templo hindú por dentro que todavía no conocíamos y después un templo chino que nos parece muy bonito. Justo entonces están rezando los monjes pero no nos ponen ningún problema para hacer fotos y visitarlo. En las mezquitas y templos hindús suelen ser más restrictivos con el turista.
 

 
Nos vamos al hotel para darnos una ducha y hacer el check-out. Dejamos las mochilas en recepción y continua nuestro largo día por Singapur. A esas horas ya hace mucho calor y humedad y mi cabeza comienza a recalentarse. En los centros comerciales y en el metro hace mucho frío y el contraste no nos sienta nada bien. Ya en la comida noto que algo no va bien y al final acabo vomitando escondida en una calle de Singapur. Por suerte llevaba una bolsa de plástico. En este país lleno de prohibiciones me da miedo que me multen por manchar en suelo.










 


 
 
 
Por fin podemos seguir viendo Singapur por la tarde, aunque hemos perdido bastante tiempo.
Nos vamos a la zona de Marina Bay donde se encuentra el famoso complejo de hoteles formado por tres torres y una plataforma superior. Quizás el último día subamos a verlo pero no hay tiempo y tenemos que volver al hotel a recoger las mochilas para coger un bus hasta Johor-Bahru, la ciudad malaya más cercana a la frontera con Singapur.
 
En el bus tenemos que bajar para pasar por inmigración de Singapur para salir del país y por inmigración de Malasia para al nuevo país. Los paisanos están acostumbrados a estos trámites pero Alex y yo con las mochilas, muertos matados y yo con el plus de llevar el cuerposin arreglar aún íbamos siguiéndoles como podíamos. Al final todo bien. En la estación de Johor Bahru cambiamos dinero a ringgit malayos y a esperar a nuestro segundo tren de la muerte.El primero fue en Bangkok.
Ya se nota la diferencia con Singapur pues aquí la religión mayoritaria es el islam y muchas mujeres van con velo y algunas con la jihab. También se nota en los precios que son más bajos.
 
A las 24h por fin subimos al tren nocturno que nos llevará hasta Kuala Lumpur. Los dos en litera de arriba porque ya no quedaban plazas. El viaje fue bastante movidito porque el tren se movía mucho pero estábamos tan cansados que aún pudimos dormir.
 
Llegamos al nuevo hotel en Kuala Lumpur a las 8h y dejamos las mochilas. El check-in es a partir de las 14h y nos quedan seis horas para la primera toma de contacto con la capital.
Lo demás lo resumo en fotos ya que es tarde y hay que descansar. El día termina con nuestra cena con Diane. Es muy simpática y risueña y disfrutamos de una gran cena entre risas. Sin duda una de las mejores partes del viaje. Nos cuenta sobre su vida y aprendemos muchas cosas sobre Malasia.  Habla inglés muy bien y a nosotros nos sirve para practicarlo. Sin duda seguiremos en contacto.
 
Mañana contaré nuestro gran día con Joyce. Otro fantástico día  gracias a su compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.