martes, 16 de junio de 2015

Algunas señales de vida desde Japón

Hace mucho tiempo que no escribimos y nos han pasado muchísimas cosas desde entonces. Experiencias maravillosas y otras no tantas.
Seguimos en Japón porque tuvimos algún problema con la aerolínea para volar a América, que era nuestro siguiente destino,
Espero, con un poco de tiempo, poder resumir aquí nuestras increíbles experiencias en nuestro amadísimo Japón. Hemos conocido a gente extraordinaria, y gracias a ellos podemos seguir aquí unos días más hasta que solucionemos nuestro problema y decidamos qué hacer.

La primera vez que visitamos Japón nos quedamos encantados por todos los lugares bonitos que vimos y por la sociedad japonesa. Pero esta vez hemos tenido la grandísima suerte de poder convivir con nuestros amigos y conocer de cerca la sociedad japonesa. Hemos aprendido tantísimas cosas sobre Japón que nos sentimos verdaderamente afortunados a pesar de la mala experiencia que contamos más abajo.



De momento copio aquí cuál fue nuestro problema, que ahora estamos tratando de solucionar con la aerolínea y pongo algunas fotos para que sea más amena su lectura :)

Hola,
Queríamos escribir aquí para contaros cómo estamos y qué nos pasó, ya que algunos de vosotros estáis preocupados por nuestra situación.
Esto es lo que ocurrió.
Día 05/06/15
El día 5 de junio teníamos que volar desde Tokio a Los Angeles con Singapore Airlines.
Después en Los Angeles, teníamos que coger otro vuelo hasta Cancun (Mexico) con Delta Airlines.
Nuestra idea era viajar por tierra desde México a Panamá, y desde allí coger un vuelo a Sudamérica.
Habíamos solicitado por internet el ESTA (la autorización para viajar a USA y permanecer allí por un tiempo inferior a 90 días).
Cogimos el tren Narita Express y no sabemos qué ocurrió pero se retrasó 40 minutos, por lo que llegamos con poco tiempo al aeropuerto.
Cuando llegamos al mostrador de Singapore Airlines, nos preguntaron si teníamos un vuelo desde México a otro país. Les dijimos que no, que queríamos cruzar a Guatemala por tierra. Entonces nos preguntaron si teníamos un vuelo desde Guatemala a otro país. Les contestamos que todavía no. Y nos preguntaron si teníamos un vuelo para España. Les volvimos a responder que no.
Entonces nos explicaron que cuando tienes un permiso como el ESTA, necesitas demostrar que en 90 días vas a dejar el país y los países adyacentes como México, Cuba, Canadá, Las Bahamas, Haiti, y una larga lista de países cercanos a EEUU. Por eso necesitábamos un vuelo desde otro país diferente a los incluidos en la lista. Nos imprimieron un papel con la lista de esos países y nos cambiaron el vuelo para el día siguiente.











A continuación fuimos al mostrador de Delta Airlines y pedimos que nos cambiesen el vuelo de Los Angeles a Cancún para el día siguiente. Tuvimos que pagar más de lo que nos costó el primer vuelo, pero lo pagamos.
Esa noche dormimos en el aeropuerto.
Día 06/06/15
Por la mañana compramos por internet un vuelo de Panamá a Colombia, para volar en agosto. De este modo podíamos demostrar que dejábamos USA y los países adyacentes en menos de 90 días.
A las 16h fuimos al mostrador de Singapore Airlines. El vuelo salía a las 19:15h. Les enseñamos nuestra documentación con todos los vuelos que compramos. Revisaron la documentación y nos dijeron que no sabían si podíamos volar, que necesitábamos un vuelo de salida de México. Pero eso no era lo que nos habían dicho el día anterior. Les pedimos por favor que nos dijesen si podíamos volar o no. Si no podíamos, aún teníamos tiempo para comprar un vuelo de salida de México.
Nos dijeron que esperásemos que estaban estudiándolo. Nos hicieron esperar 2 horas y media sin saber si podíamos volar o no. Pedimos cuatro veces que la responsable hablase con nosotros y nos explicase si podíamos volar o no.
 A las 18:30h vino a hablar la responsable con nosotros y nos dijo que no necesitábamos un vuelo de salida desde México para poder volar. Intentamos comprarlo en ese momento en internet pero no nos dio tiempo. Al final, tras ver a Rebeca llorar y llorar nos dijeron que quizás podíamos volar y explicar en Los Angeles al oficial de inmigración nuestra situación. Pero si no nos daban autorización podrían obligarnos a comprar un vuelo para España en ese momento y dejar los Estados Unidos. No quisimos arriesgarnos y decidimos no volar.
Nos habían hecho pagar de nuevo el vuelo Los Angeles-Cancún y comprar el de Panamá-Colombia para nada. Así que perdimos un total de 8 vuelos (4 por persona).
Pasamos la segunda noche en el aeropuerto. No sabíamos qué hacer. Habíamos perdido mucho dinero.
Día 07/06/15
Nuestros amigos japoneses Kasumi y Aoki nos ofrecieron su ayuda. Aoki nos dijo que podíamos volver a su casa. Como no teníamos claro si volver a España o continuar, decidimos volver a Kotanbetsu, donde nos habían tratado tan bien y donde Aoki-san nos ha acogido y cuidado de nosotros.
Pasamos la tercera noche en el aeropuerto y compramos un vuelo desde Tokio a Sapporo para el día siguiente.
Día 08/06/15
Por fin pudimos abandonar el aeropuerto de Narita y volver a Kotanbetsu con Aoki-san. Nunca podremos agradecerle suficientemente  todo lo que está haciendo por nosotros. También queremos agradecer a Kasumi su ofrecimiento de ayuda y preocupación por nosotros.
Aquí estamos muy bien, intentando ayudar a Aoki-san en lo que podemos, pero aún no sabemos qué hacer.  Estamos luchando con Singapore Airlines para que nos compense de alguna manera.








Sabemos que el primer día el problema fue nuestro por desconocer los requisitos que debíamos cumplir para volar. Pero el segundo día, no pudimos volar por la información errónea que  Singapore Airlines nos dio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.