domingo, 30 de diciembre de 2012

Día 2 en París

Tengo que hacer memoria para recordar todo lo que hemos visto hoy y eso que salíamos con el propósito de visitar París tranquilamente, pero empezamos a caminar y no paramos. La diferencia es que este viaje es en invierno y aunque hoy ha sido un día bastante agradable, el frío se nota sobre todo cuando se va el sol.

Para no olvidar detalle lo escribo ahora que está reciente en mi cabeza y nos servirá después para ordenar recuerdos y fotos.

Hemos salido de casa a las 9h de la mañana y hemos comprado un croissant y une flamande en una pastelería cercana. Mon Dieu qué ricos estaban! después hemos tomado dos cafés noisettes en un café cercano.

Hemos cogido el metro y nos hemos ido a ver el Mercado de las Pulgas que está en la periferia de París. Había muchos puestos de ropa y de zapatillas de "marca" tipo rastro que hemos pasado de largo.  Nos hemos centrado en los antigüedades, con puestos mucho más bonitos y cuidados.


Galería en Mercado de Las Pulgas.


Después nos hemos ido paseando hasta Montmatre que estaba "cerca" para nosotros. Con el día soleado pasear por allí ha sido todo un regalo a pesar de los muchísimos turistas que estábamos allí. Hemos visto el Sacré-Coeur y disfrutado de las vistas. Fila para entrar, pero paciencia y a esperar.
Sacré Coeur.


Después hemos caminado hasta el barrio de Pigalle y el Moulin Rouge, donde hemos aprovechado a comer. Con las pilas cargadas teníamos intención de ir hasta les Champs Elysées, pero hemos cambiado de opinión y hemos ido a ver la Ópera. Aquí la cámara de fotos ha dicho que estaba agotada y se ha apagado. He podido forzarla un poco y sacar después alguna foto más. Qué pena.


Nuestro siguiente destino y sin buscarlo ha sido la plaza Vendôme. Estaba preciosa con las luces navideñas. Allí hay una  columna con la estatua de Napoleón. La columna está fabricada con bronce procedente de los cañones arrebatados por los franceses a sus enemigos en la batalla de Austerlitz (nota de la guía que por cierto siendo la Lonely Planet nos parece bastante mala). En el nº 3 de esta plaza se casó Napoléon. Quería hacer una foto para mi hermano pero la cámara no nos ha dejado.

 
 

Antes de llegar esta plaza hemos visto una fila larguísima para entrar en una pastelería. Se trata de la pastelería Angelina, según dice la mejor pastelería de París y la más elegante. No nos hemos quedado a comprobarlo ya que hay miles de pastelerías buenísimas en todo París.

Pastelería Angelina.

De aquí hemos continuado hasta la calle Saint- Anne, la little Tokyo de París. Todavía afectados por nuestro llamado síndrome de Japón (que consiste en comparar todo con Japón) ha sido una maravilla. Muchísimo restaurantes japoneses. Hemos entrado en un marcado japonés para comprar la cena. Noddles y cerveza Asahi. Estaba lleno de turistas japoneses y parejas mixtas.Tenían un montón de productos y más baratos que en Zaragoza. Ojalá tuviésemos un tienda así más cerca de casa.



Por último hemos dado un breve paseo por les Champs Elysées. El ambiente era chulísimo. Todo iluminado (a pesar del coste que supone es innegable lo bonito que está), un montón de puestecillos de comidas, productos, atracciones para los niños. Volveremos otro día para disfrutarlo más. De premio antes de volver a nuestra casita ha sido un gofre de nutella, qué grande y qué ricos los hacen.

La verdad que todas las tiendas, los cafés, los edificios tienen un encanto especial. Como capital europea es muy multicultural. Como ejemplo hoy hemos visto una boda de franceses católicos, otra de judíos y dos bodas de chinos. Hasta las parejas parecen más enamoradas en París! Algún contra:  el tráfico (parece que te juegues la vida al cruzar un paso de cebre), la suciedad en según qué zonas y el malhumor y mala educación de algunos parisinos. Aunque generalizar no es bueno y también hemos visto parisinos amables, como en todos los sitios, supongo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.