martes, 25 de agosto de 2015

Cajamarca, saltamos hasta Perú



Hoy damos un salto en el tiempo para llegar al presente y hablar de Perú. Siguiendo un orden cronológico, tocaría hablar de Colombia, pero esa entrada estará más llena de emociones y me costará completarla. De hecho lo he intentado varios días y la voy escribiendo poco a poco, para describir aquellos días tan especiales.

Hablamos de Perú, y en concreto de Cajamarca. ¿Por qué? Pues porque le prometí a Carina que le mandaría fotos de esa ciudad, que quizás visitaría más adelante, y nuestra opinión del lugar. Así, que para no olvidar los detalles, y sin la carga emocional de otros días, nos saltamos Colombia y Ecuador y aterrizamos en Perú para contar brevemente algunas de nuestras primeras impresiones de la región de Cajamarca.

Carina

Carina y su amiga Ailin son dos chicas argentinas que nos rescataron del Parque Nacional de Cajas, cuando tras una excursión en la que nos perdimos, se alargó el doble de lo previsto, y acabamos cansados, mojados, helados de frío y llenos de barro, ellas nos pararon con su coche para llevarnos hasta Cuenca. Al final se quedaron dos días donde nos alojábamos nosotros y nos pudimos reír y compartir charlas.  Ailin más tranquila y pausada; Carina un torbellino que me hacía muchísima gracia como hablaba y a ella cómo lo hacía yo. Así que aquí va dedicada la entrada de Cajamarca, por si se anima a visitarla.
Matías, Alex, Ailin, Carina, Adriana y yo desayunando en la casa de Cuenca (Ecuador).
Cajamarca, la ciudad del queso

Cajamarca es un departamento de Perú cuya capital es la ciudad del mismo nombre.

Ciudad tranquila, con La Plaza de Armas como centro neurálgico. Allí se reúne la gente a pasar la tarde, leer la prensa, hacer ganchillo, tomar el sol, comerse un helado de la famosa Heladería Holanda y ver el ir y venir de gente.  Además de la importancia histórica, porque fue allí donde Pizarro capturó por sorpresa al inca Atahualpa.

Plaza de Armas.

Plaza de Armas.
 En los alrededores, varias iglesias y lugares de interés como el mirador y el Cuartel de Rescate de Atahualpa, único vestigio inca en la ciudad.


Merece la pena pasarse por la oficina de turismo, donde te atienden amablemente y te dan la información más completa y detallada de la ciudad y alrededores, con horarios, precios y movilidad para visitar cada lugar de interés.




Subida al mirador.




Mercados y gastronomía

Cajamarca está repleta de tiendas de productos lácteos donde venden yogures, y quesos, muy famosos en la zona.  Y no solo hablamos de queso fresco, también queso tipo suizo y hasta parmesano.
Tienda de quesos.
Hay varios mercados de verduras, frutas, carnes, chocolate (ojo, que es amargo total, sin azúcar) y por supuesto quesos; en los alrededores, gran concentración de señoras con sombreros gigantes que venden en la calle sus productos caseros. A destacar, el pan de agua. Rico para comerlo solo!
Pan de agua.


Aparte de los platos típicos del país, también tenemos ocasión de probar diferentes opciones de comida callejera, que tanto nos gusta. Street food lovers!

Lomo saltado.


Escarabajos y sombreros

En la ciudad, afloran en Alex y en mí dos obsesiones particulares. Alex está obsesionado con fotografiar los coches escarabajos que captura con la cámara fotográfica y su recién descubierto  filtro de color. Yo me acerco con sigilo por las esquinas para retratar esos sombreros gigantes de paja toquilla, también muy populares.  


 

Mototaxi que recuerdan a los de India, otro modo de transporte.
Señoras con sombreros bien grandes.



Alrededores de Cajamarca

Cajamarca ofrece la posibilidad de visitar varios sitios de interés, muy cercanos y que permiten visitarlos en medio día.

Las ventanillas de Otuzco

A unos 15 minutos en minibús se encuentran estos pequeños nichos escavados en la roca por la cultura cajamarca en el año 1200 a.c., mucho antes de que los incas y los españoles llegaran allí. Escuchamos gratis una charla que ofrece un guía para todos los que nos encontramos allí, acerca del lugar. Que finalmente se extiende a la guerra civil entre Huascar y Atahualpa, la llegada de los españoles y la captura de Atahualpa por parte de Pizarro. 








Baños del inca
A pocos kilómetros de Cajamarca se encuentra Baños del Inca, con un complejo de aguas termales que brinda la posibilidad de probar diferentes servicios como hidromasajes, sauna, piscina y pozas termales privadas. Nosotros elegimos las últimas. Totalmente recomendables, aunque sales tan relajado de allí que después cuesta volver a la realidad.

Aguas termales a 72ºC.



En la poza termal imperial.

Baño donde se encontraba Atahualpa cuando los españoles fueron a invitarle a una cena con Pizarro.


En los propios baños se puede visitar un museo con artesanía del lugar y con una particular colección de cerámica erótica mochica. 







Cumbemayo

 Es un parque de piedra muy bonito, pero que nosotros no visitamos porque se parecía muchísimo a uno que habíamos visitado en China.
Cumbemayo, foto de www.arqueotur.org

Y por último, tuvimos la suerte de ver un desfile de trajes regionales y de otros países porque se celebraba el día del Folklore.
Niños con trajes regionales.

Representación de Bolivia.


Así que por todo esto y mucho más, te recomendamos la visita a Cajamarca. :-)

Primeras impresiones de Perú


Gente muy amable, simpática, con ganas de entablar conversación, interesados por nuestro país y con ganas de informarnos sobre el suyo. Curiosos por saber qué nos llevó a Perú, qué visitamos y por qué. Tal y como esperábamos, nos está gustando muuuucho!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.