sábado, 3 de septiembre de 2011

Día 5- Chiang Mai

Estamos vivos. Ese es el resumen del día 5. Hemos comenzado el día con un desayuno contundente a base de zumo de naranja, huevos revueltos, tostadas con mantequilla y mermelada y un café. Los horarios de comidas los llevamos un poco descontrolados así que mejor empezar con fuerza.
Hemos alquilado una moto para todo el día con la que hemos hecho una excursión hasta Doi su thep, un templo a unos 15 km de Chiang Mai. Un poco locura teniendo en cuenta cómo conducen por aquí, aunque después de verles a cuatro en un moto, con niños, sin casco, conduciendo por el carril contrario y hablando con el móvil, la locura se relativiza. Alex se ha hecho pronto con la moto y le ha cogido gusto porque parecía un tailandés. Pero la cuestión es que pese a las curvas de la carretera hemos llegado bien. Allí ha caído un chaparrón un poco grande y hemos tenido que esperar a que se pasase para bajar con la moto. En Doi Su thep hemos vuelto a coincidir con Marcos e Iván, los madrileños del viaje en tren que nos han contado sus experiencias por la ciudad. El templo tiene unos 300 escalones para subir y según Marcos debió de salir en Pekín Express, pero yo no me acuerdo, De todos modos no ha sido para tanto,aunque en la bajada llovía y había que ir con cuidado. 

Queríamos hacer otra excursión a ver los leones pero se nos hacía tarde y teniendo en cuenta que aquí oscurece mucho antes que en España por estas fechas, hemos preferido comer tranquilamente y quedarnos por el centro de Chiang Mai. Hemos ido a recoger la ropa que por la mañana habíamos dejado en una sastrería para lavar y planchar. Un kilo y 600 gramos (uhh, how much! cómo ha dicho el de la tienda) de ropa limpia y planchadita por 80 baths (algo menos de 2 €), el mejor dinero invertido del viaje, y qué bien huele!!
Por la tarde hemos visitado el templo principal de la cuidad (será por templos) y al volver al hotel nos hemos dado un baño en la piscina que nos ha sentado de lujo, después de tanta humedad y el sol de por aquí que pica mucho. Alex está rojo como un tomate, sobre todo en la frente en la zona que se rapó el pelo.
Para finalizar el día hemos dado una vuelta por el bazar nocturno y hemos tomado una Chang, cerveza de por aquí que está muy rica (rectifico la información de ayer, las cervezas grandes son de 750 ml!!) en un bar con música en directo donce un grupete de 4 tailandeses y un occidental cantaban canciones de guns & roses, AC DC y otros. La verdad que lo hacían genial.

Hemos decidido que alargaremos nuestra estancia aquí y nos quedaremos una noche más. Este sitio está muy bien y nos quedan aún cosas por ver. Mañana contrataremos una excursión para el domingo y probablemente esa noche partamos de nuevo hacia el sur.
Os dejo ya que Alex está dormido, aunque ha empezado a hablar solo y no le entiendo.
Hermanos, mañana intentaremos conectarnos por skype desde el hotel sobre las 19h (hora española) si podéis ya estaréis conectados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.