viernes, 25 de enero de 2013

Día 6 París (I)

Hoy el recorrido no ha sido muy turístico y aún así París nos ha sorprendido en cada esquina con sitios preciosos para ver.
 
Cogemos el metro con destino Place d'Italie para comprar en la Fnac las entradas al Museo de Louvre. Llevan un recargo de 1,5€ cada una, pero merece la pena pagarlos para evitar hacer fila a la entrada y más con el frío y posible lluvia. De allí vamos caminando hasta Plaza Monge con la intención de visitar el Museo de Marie Curie y la Gran Mezquita de París. En su búsqueda nos adentramos en la zona de la calle Mouffetard, toda una sopresa. Qué paseo tan bonito, con un mercadillo donde venden productos frescos, sus cafés...es una calle muy antigua, con restos de la época romana. Lástima no haber sabido antes de Arènes de Lutèces. Debimos pasar cerca, pero no nos dimos cuenta.
Me gustan mucho los mercadillos de París, y los pequeños comercios especializados donde puedes comprar quesos, carne, pasteles! echo de menos esa posibilidad en nuestra ciudad.

El Museo de Marie Curie se encuentra en la calle Pierre y Marie Curie, junto a calles de otros científicos como Gay-Lussac, Laplace,... El Museo no abría hasta las 13h, por lo que decidimos visitar la Gran Mezquita.

 
De camino fuimos a parar al Pantheon de París junto a la iglesia de Saint-Étienne-du-Mont y la biblioteca de Santa Genoveva.

Pantheon
 
La iglesia de Saint-Étienne me pareció realmente bonita, sobre todo el jubé y otra agradable sorpresa fue encontrar allí la tumba de Blaise Pascal. Este podría ser el recorrido en honor a los científicos, aunque aún quedaba mucho por ver.
Iglesia de Saint-Étienne-du-Mont

Por fin encontramos la Gran Mezquita. En la entrada ponía un cartel en francés en el que decía que no se podía visitar los viernes. Como era jueves, seguimos la indicaciones de la visita hasta llegar a la zona de oración donde no se podía entrar. Nos quedamos fuera en el patio y aquí fue cuando llegó un malhumorado señor para despacharnos (literalmente) porque no se podía visitar la mezquita. Estaba realmente molesto, cosa que no entendimos porque no estábamos molestando a nadie y en ningún cartel se prohibía la entrada. Nosotros también estábamos enfadados porque siempre que visitamos un sitio de culto lo hacemos con todo el respeto y ni en Túnez ni  en Estambul tuvimos ningún problema. Eso sí, nos pareció muy bonita, con un patio y jardines preciosos. También cuenta en el exterior con un restaurante y un hamman.


 
Antes de ir a comer dimos un paseo por el Jardin des Plantes, un poco deslucido por el frío invierno aunque con un recorrido muy agradable para los corredores.

Comimos en la calle Mouffetard por 9 euritos un menú (esta vez gastronomía francesa) bastante bueno y de aquí al Museo Marie Curie!! siempre tuve admiración por esta mujer, pero después de leer su biografía escrita por su hija aún se incrementó más. Y estar allí junto al hangar donde trabajó tan duro me hizo muchísima ilusión.
Junto al Museo se encuentra el Instituto del Radio y el Hospital Marie Curie.


Museo Marie Curie

Laboratorio de Marie Curie

 
Finalizada nuestra visita al museo vimos la Sorbona y la zona universitaria de París. Me acordé de una de mis alumnas que quiere estudiar en París.  No me extraña!
 
Estatua de Guillaume Budé en el patio del College de France

La Sorbonne

Enfrente de la Sorbonne vimos esta estatua con su zapatito limpio que no dudé en tocar. Un hombre me preguntó medio en español por qué la tocaba y le dije que no sabía, pero por si acaso. Después descubrí que se trata de la estatua de Michel de Montaigne cuyo zapato tocan los estudiantes para que le dé suerte en los exámenes.
 
 
 
Y de aquí nos dirigimos al comienzo de nuestra ruta por las galerías y pasajes de París, pero eso lo contaré otro día. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.