miércoles, 9 de enero de 2013

Día 6 París (preludio y reflexión)

De vuelta en casa tengo el recorrido del viaje sin finalizar, pero espero completarlo en estos días, porque mi memoria cada día es más fugaz y si dejo escritas algunas pistas los recuerdos del viaje serán más fáciles de enlazar.
 
A menudo me viene a la memoria la explicación de una profesora que nos contaba metafóricamente cómo funcionaba el cerebro y cómo debíamos trabajar para que los conocimientos adquiridos se quedasen grabados.
 
Nuestro cerebro es como un desierto con arena, para que lo que estudiemos (entiéndase cualquier otro recuerdo) perdure, debemos hacer un surco, porque si el surco es pequeño, con el viento desaparecerá.
 
Pero también es cierto (y esto lo añado yo) que con los años cada vez tenemos más surcos (aunque sea con recuerdos que preferiríamos no tener, pero están ahí) por lo que también cuesta más registrar nuevos datos y por eso son más fáciles de olvidar si no te impresionan de verdad. Por "suerte" soy bastante impresionable.
 
Al menos puedo recordar aquello de "oración es una unidad lingüística dotada de significación con sentido completo que no pertenece a otra unidad lingüística mayor". Debí de hacer mucho surco para recordarlo.
 
Aquí comienza la ruta del día 6 que seguiré contando otro día.
 
 
Y éste es el resumen de la ruta:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.