domingo, 16 de noviembre de 2014

Tranquilidad en Haridwar y Rishikesh




Estos días han sido muy tranquilos. Llevamos un ritmo tan tranquilo que no he tenido ganas ni de escribir. Aunque llegar aquí no estuvo exento de contratiempos, para variar.

Abandonamos Delhi para subir al norte hasta Haridwar, a unos 200km de la capital. Lo que parecía que sería un día tranquilo porque teníamos billete de tren y hotel reservado, se transforma en imprevisto cuando descubrimos por la mañana que  el tren que pensábamos que salía a las 15:20h ha salido a las 6:45h. Ira desde el whatsapp y el dueño del hotel nos recomiendan el bus, pero sale a las 21h de la noche. En la estación de tren, después de sortear a varios timadores, nos dicen que no hay asientos. Otra vez la misma historia!!? Decidimos subir como polizones y luego ya veremos. Como tendremos que pagar igualmente la multa, cinco minutos antes de salir el tren Alex se acerca a hablar con el TTE, el revisor o autoridad del tren. Después de explicarle nuestro problema y solicitarle su bondadosa ayuda, le susurra a Alex que por un módico precio tenemos dos asientos. Con un boli, le apunta a Alex en la mano el número de nuestros asientos. Me acuerdo de la frase de Fernán de que en India todo tiene solución con dinero. Tenemos puestas nuestras esperanzas en nuestros próximos destinos Haridwar y Risikesh.

HARIDWAR

Haridwar, que significa “puerta de Dios”, es una ciudad santa bañada por el Ganges. Ciudad de paso para muchos turistas que van a Rishikesh, y ciudad de peregrinación para los hindúes que vienen a bañarse en el Ganges y realizar ofrendas. Aquí el agua baja un poco más limpia. 

 Nos quedamos allí dos noches y apenas vemos a 3 occidentales. Pero aquí los que trabajan de cara al turista no son tan pesados y podemos pasear mucho más tranquilos por su mercardo. Nos acercamos hasta la plaza Har-Ki-Pauri con una torre reloj donde se concentra todo el mundo tanto de día como de noche, para hacer las ofrendas, o recoger agua del Ganges con botellas de plástico como las de Lourdes. Aquí también se empiezan a ver muchos sadhus, y gente lisiada que se mueve en un patín.






Por la mañana, vamos a ver una estatua gigante de Shiva. En el camino nos encontramos a un grupo, compuesto por unos diez indios, que llevan comparsa incluida. Uno toca el tambor, otro la trompeta y otros sujetan unas estatuas de dioses hindús y se bañan en el río. No dejan de gritar, cantar, bailar y reír.

Al llegar a la estatua de Shiva, empiezan a aparecer hindús como walking dead que se acercan para hacerse fotos con nosotros. En especial con Alex. Hasta le dan al hijo pequeño para retratarle en brazos del occidental. Tres niños hermanos nos piden hacerse una foto con nosotros con nuestra cámara. Al rato vienen con el padre y con el fotógrafo contratado para llevarse una foto de recuerdo con nosotros. En agradecimiento nos traen unas flores. Qué simpáticos.





Y es que aquí en Haridwar hemos descubierto la versión moderna de la polaroid. Luis, atento al oficio. Muchos turistas locales contratan los servicios de fotógrafos para que les hagan un reportaje o solo alguna foto. Casi todos llevan cámaras Nikkon y se interesan por la nuestra, precio, modelo. Pero lo curioso es que junto a la cámara llevan una bolsa/bandolera (que yo pensaba que era una mini-nevera) donde llevan una impresora portátil y en cuestión de minutos o segundos ta-chaaan! Foto al momento.

En este rato, el grupo folclórico que vimos en el río llega hasta donde estamos. Con sus bailes y su música. Nos dicen que nos unamos a ellos para más fotos al ritmo del tambor! No paramos de reírnos.


RISHIKESH

Al día siguiente cogemos un bus local para llegar a Rishikesh, a 25 km de distancia.
Rishikesh es conocida la capital mundial del yoga, que se hizo famosa porque aquí estuvieron los Beatles meditando durante un tiempo y les sirvió de inspiración para sus canciones y un álbum. A partir de entonces se convirtió en lugar de peregrinaje de los amantes del yoga y hoy está plagada de carteles de clases de yoga, centros de ayurveda, y masajes.



Podría decirse que Rishikesh es una versión descafeinada de India. Entre los dos puentes principales sobre el río Ganges, se concentra una gran mayoría de guiris y todas las tiendas y cafés están totalmente orientados al turista: tiendas de comida “orgánica” (como si de repente todos se alimentasen a base de anacardos, copos de avena y zumos de papaya), pequeñas librerías con libros de meditación y yoga, tiendas de CDs de música de yoga y cafés y restaurantes con comida occidental e israelí. Lo mejor, es que aquí también abundan las German Bakerys, donde puedes comerte deliciosas tartas caseras. Muchos de los que vienen aquí pasan largas temporadas practicando yoga, viviendo en un ashram (templos en los que tienes que seguir unas pautas de conducta además de las correspondientes clases de yoga), charlando en los cafés y viendo la vida pasar. Pero a pesar de esa burbuja “hippie-yoguista” en la que parecen moverse muchos de los que aquí pasean, lo cierto es que este lugar es muy tranquilo y el entorno llama a la relajación y al descanso. Todas las actividades giran alrededor del Ganges, que aquí aún tiene el agua más limpia. 


Como curiosidad, aquí se ve mucho turista israelí, que se dice vienen a fumar hachís de esta zona. La mayoría de los restaurantes ofrecen comida israelí con hummus y falafel. 

Alex y yo nos hemos alojado en un sitio muy tranquilo donde las guest house que se llaman cottage al estilo suizo, tienen un balcón y están rodeadas de árboles y jardines. Por la mañana y por la noche empieza a hacer fresco y se agradece. 








Aquí llevamos un ritmo muy lento, sobre todo Alex que está haciendo una cura intensiva de sueño. Paseamos por las distintas zonas a los lados de los dos puentes colgantes, visitamos algún templo; vemos una sesión de yoga junto al río, trato de emularles; visitamos el templo abandonado donde estuvieron los Beatles, Alex hace un pequeño homenaje bailando al son de Walk with you de Ringo y saludamos a los Sadhus que abundan por estos lares. Otro día damos un paseo por las “playas” y llegamos hasta la “playa de los sadhus” donde se concentran a meditar, charlar y fumar.
 









Ashram abandonado donde estuvieron los Beatles.


Otro día hacemos un “pequeño” trekking hasta unas cataratas a unos km de donde estamos. Por la mañana hace fresco, pero a mediodía el sol calienta y llegamos sudando. Subimos, un poco más, otro poco y llegamos a una cascada con una especie de piscinilla.  Decidimos darnos un baño junto a un grupo de indios. El agua cae limpia y está bastante fría. Nos sienta de maravilla.





Esta tarde, nos acercamos a ver la ceremonia del fuego (gurudeva) de los hare khrisna. Había leído de personas que decían que habían visto ceremonias en Varanasi y otros lugares y les habían resultado mágicas. Me parecía exagerado. Pero hoy, viendo la ceremonia junto al río, con los cantos y el ambiente que se respiraba me ha emocionado. Al cabo de un rato se ha puesto todo el mundo para recibir al líder. Me dice Alex “es tu amigo!!”, “¿qué amigo?” y aparece un hombre vestido de naranja que conocía de verle en un póster de una tienda y del que me reía porque decía que llevaba el pelo tan encrespado porque meditaba tanto que no tenía tiempo de alisárselo :)





EL MUNDO ES PEQUEÑO

Hoy un chico se le ha acercado a Alex y al principio pensaba que era israelí. Pero la segunda vez ha entendido que le decía en catalán “ya somos independientes?”. Alex se ha quedado extrañado y le ha dicho que era por la bandera que llevábamos en la mochila (la cinta del Pilar con la bandera de Aragón). Y le ha contestado sonriendo que era de Aragón. El chaval se ha quedado bastante cortado. Si es que..hay que leer más!! Pero aún ha sido más curioso lo que nos ha pasado esta tarde. Alex ha ayudado a un hombre ciego a sortear un coche por la calle y le ha contado que era de Bombay. Alex le ha dicho que éramos de España y él había visitado Madrid y Barcelona. Al decirle que éramos de Zaragoza, nos ha dicho que él había visitado un pueblo cercano llamado Calatayud. No podíamos creerlo!! Le he dicho que mi padre era de allí. Y nos ha dicho que cuando viajas el mundo se hace muy pequeño. Nos ha dicho que conocía la ONCE y era la organización mundial que más ayudaba a los ciegos. Nos ha invitado a cenar pero acabábamos de hacerlo. Así que esperamos cruzárnoslo mañana para tomar un café o un té con él.

ANIMALES DE TODOS LOS TIPOS
Por aquí hay que andarse con mucho ojo con las vacas, cebús (como una vaca con joroba), perros y monos. Ayer presenciamos una lucha entre dos cebús en la que uno de ellos casi tira al otro calle abajo. Hoy nos ha estado siguiendo un buen rato Sarnoso, un perro con una herida abierta en todo el lomo que no nos dejaba ni a sol ni a sombra. Creo que buscaba protección porque  el resto de perros le ladraban para que se fuera. Al final ha encontrado su lugar al sol y allí se ha quedado descansando.

Y así, con pocos sobresaltos pasamos nuestros días en Rishikesh donde hemos decidido cambiar de ruta y quedarnos un par de días más para ir luego a Amritsar. De allí subiremos después a Dharamsala. Probablemente cuando lleguemos haga bastante frío. Así haremos uso de la ropa de abrigo del trekking que pesa en la mochila.

8 comentarios:

  1. Estais guapisimos y menudas foticos! Rebe que estilazo se te ve haciendo "yoga"! Millones de besos desde MH! Ang

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mary! aquí estamos muy relajados y nos está sentando muy bien. Muchos,muchos besicos también para vosotros.

      Eliminar
  2. Me encantan las anécdotas con la gente que os encontráis!! En serio? un hombre ciego indio que conoce Calatayud...qué pasada!!!
    estrellasao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Estrellasao,conocer gente y anécdotas como estas son las que hacen el viaje aún más divertido.Ayer conocimos a una persona muy especial que contaremos en la próxima crónica. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me encantan vuestros comentarios...son muy reales(por lo menos la parte de India).Por cierto Alex...alli los hombres con barba se consideras muy respetables..muy venerables...)Disfrutadel viaje!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sí, la barba de Alex causa furor. Algunos le preguntan si es real, jeje. No sabemos muy bien quien eres pero en todo caso gracias anónimo :)

      Eliminar
  4. Soy Yoli..compi de trabajo de Luis y Merche...que los dos me recomendaron vuestro blog.La verdad que os leo y me encanta como lo contais todo...es muy real!!!Con vuestras entradas se me disparan las ganas de volver a India!!Respecto a las barbas, para ellos tiene un significado especial...como si ese hombre fuera importante ..respetable....Bueno disfrutad del viaje y ya nos contais por aqui.Namaste,Yoli!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yoli, cuando volvamos nos conocemos en persona :) Precisamente pensaba que era Luis el del comentario, jeje.
      Es que India es mucha India, te atrapa y estás todo el día viviendo cosas nuevas. Es verdad que la barba de Alex les resulta interesante por aquí y le dicen muchas veces que les gusta. Yo al final me he tenido que resignar a que la lleve :)

      Eliminar

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.