jueves, 29 de agosto de 2013

Día 7 y 8 Cameron Higlands - Georgetown

El día 7 cogemos un autobús a las 9:30h rumbo a Cameron Higlands, pero tardamos más de media hora en salir porque faltaban unos pasajeros. Aquí la vida se la toman sin prisas y ya hemos visto muchos ejemplos de este tipo, así que mejor resignarse y esperar. El trayecto dura 4 horas y durante el viaje nos ponen la película de Rambo II y Rambo III. Nos acordamos de Dani viendo la primera. En la segunda me duermo. Cuando despierto queda 1 hora de viaje y ya estamos subiendo por la montaña. Es una carretera llena de curvas y busco a quién pedirle una bolsa de plástico en caso de necesidad. Hago como Rambo y pienso "no hay dolor, no hay dolor" y consigo controlar mi estómago.
Al llegar a la estación de bus está lloviendo. Compramos el billete para el día siguiente a nuestro nuevo destino y mientras hacemos tiempo Alex juega con un niño musulmán. Es muy simpático a pesar de que Alex no para de tocarle la cabeza.
 
 
 
Comemos y vamos al pueblecito donde tenemos el hotel. Cameron Higlands es una zona de montaña a 200 km de KL en donde las temperaturas son más bajas y bastante turística. Nos recuerda a Villanúa o Jaca. Debido al clima y a su tierra es una buena zona para cultivar fresas, y sobre todo té.  
 
Por la tarde llueve durante bastante rato y quedamos atrapados bajo un porche hasta que podemos volver al hotel.
 
Vemos el pronóstico del tiempo para el día siguiente y por la mañana no llueve. A las 12 tenemos que dejar el hotel y a las 12h nos recogerá una mini van para llevarnos a Georgetown. Así que decidimos madrugar para hacer un trekking hasta los campos de té. Por aquí hay varias rutas de trakking y tours contratados que te llevan a visitar las granjas de fresas, de abejas, de mariposas,...pero no tenemos tiempo.
 
 
 
Comienza la ascensión a las 7:15h de la mañana. Por el camino todos los lugareños se sorprenden de vernos y cuando vamos por la mitad un hombre nos dice que llevamos un largo camino; nos ha visto desde su coche. A pesar de que es cuesta arriba la temperatura es buena y el paisaje todo lleno de vegetación hace el camino más ameno. Un par de personas más se paran a preguntarnos desde dónde venimos andando. La gente de Malasia es muy amable y como todos saben inglés, enseguida se ponen a hablar con nosotros. La verdad resulta un país muy agradable para moverte gracias a su gente.
 
 
 
 
Cuando ya nos queda poco para llegar un trabajador de la empres Boh Tea nos para y dice que subamos, Al menos nos hemos evitado el último tramo. Abren justo cuando llegamos y vemos el museo y la fábrica donde se hace el té. De recompensa dos tés verdes con tarta de mantequilla con vistas a los campos de té. Lástima que no haga sol porque aún sería más bonito.
 
 
 
Para volver pensamos coger un taxi pero nos damos cuenta que todos los que suben contratan el taxi también para bajar. Con el tiempo justo empezamos a bajar por el camino y a tramos vamos trotando. Por fin, cuando sólo quedan dos km baja un taxi vacío que previo regateo nos lleva hasta el hotel.
Una ducha caliente (parece mentira que estemos en Malasia) y dejamos las mochilas en el hotel para ir a comer.
 
Comemos en un indio unos roti que ya habíamos probado con Joyce y nos gustó. Se trata de una especie de pan como de tortitas acompañado de un guiso con patata y salsa picante. De bebida un agua y un té frío al limón muy rico. Con todo la cuenta asciende a 1,6 €. Comer y beber aquí nos resulta aún más barato que en Tailandia.
 
Pasadas las 14h nos recoge el conductor de la mini van junto con una pareja de franceses para llevarnos a Georgetown en un recorrido de otras 4 h. El primer tramo es curvas y me duermo a ratos. Llegando a nuestro destino el conductor nos cuenta sobre su vida y un poco sobre nuestro destino. El francés dice que España es un país bonito, no le fata razón ;-)
 
 
 
En Georgetown estaremos 3 días. Por la tarde, salimos a pasear un poco y hacer la primera toma de contacto con la nueva ciudad. Su centro ha sido declarado patrimonio de la UNESCO.   Vemos muchos edificios coloniales muy bonitos y la presencia de los cuatro principales religiones que conviven aquí, chinos, musulmanes, hindúes y cristianos, pero esta historia ya será para otro día.



Nuestro hotel.

Arte en la calle.

Templo chino




 

1 comentario:

  1. Os mandamos muchos besicos desde MH! Seguro que lo estais pasando genial! Por aqui todo en orden, a ver si coincidimos un día por skype, nos vais diciendo!
    Estais muy guapetones en las fotos! :)
    muua!

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.