martes, 12 de junio de 2012

Día 17 y 18: Tokio y día 19: vuelta a España

El día 17 dejamos Hiroshima para dirigirnos a Tokio, en un trayecto que dura algo más de 5h en Shinkansen. Hay que hacer un trasbordo, pero los japoneses lo tienen todo tan estudiado que, a pesar de disponer sólo de 5 minutos para cambiar de tren, nos sobra tiempo, porque nos han asignado unos asientos que al salir quedan justo enfrente de los asientos del nuevo tren.

Al llegar a Tokio, nada más salir nos saludan con una reverencia a la par 3 azafatas que pasean con los carritos de comida en el tren. Yo me doy la vuelta pensando que detrás viene alguien importante, per o nos la hacen a nosotros. Qué alucinados nos dejan los japoneses. Este día llegamos a uno de los mejores hoteles del viaje, que además está justo en la zona de turisteo y souvenirs. La pena es no disponer de más tiempo para disfrutar de las facilidades que ofrecen: onsen, noddles gratis por la noche, sauna… pero el tiempo apremia y aún tenemos que comprar los regalos.
No para de llover durante todo el día, y nuestra visita al barrio de Akihabara (el barrio tecnológico) es un poco breve.
Por suerte, sólo nos ha llovido dos días en todo el viaje, y el último día en la ciudad amanece con sol.
Al día siguiente madrugamos y antes de salir dl hotel vemos las noticias japonesas donde dedican bastante tiempo a la situación económica de España y su intervención.  Aún nos entran más ganas de quedarnos aquí. Intentamos no pensar en ello (ya quedará tiempo a la vuelta) y disfrutar de nuestro último día en esta ciudad tan maravillosa. Después de desayunar en el hotel y dejar las mochilas para recogerlas por la tarde, nos vamos a la zona de Harajuku a ver a los cosplays y demás tribus urbanas. Cuando llegamos todavía hay poca gente y al ser domingo las tiendas abren un poco más tarde.

Tienda enorme con miles de juguetes, Hello Kitty es la reina.

Vemos lo que en principio nos parece una manifestación pero cuando sus componentes se dispersan nos damos cuenta que son gente del barrio con una banda amarilla, una bolsa de plástico, una escoba y unas pinzas dispuestos a limpiar el barrio. ¿Sorprendente! y parecen todos tan felices de hacerlo. Hasta los niños se apresuran por recoger más basura. No me puedo imaginar a nuestra comunidad de vecinos en Valdespartera haciendo lo mismo.


A media mañana el barrio se llena de gente, muchísima gente y vemos a muchos disfrazados, aunque no me da tiempo a capturarles con la cámara.



Al final, para no quedarnos con las ganas, les pedimos a dos chicas muy puestas si podemos hacerles una foto con Alex.
Aunque Alex se queda más impresionado por otras que están más quietas:

Comemos allí y para finalizar volvemos a Asakusa, cerca del hotel para ultimar las compras. Acabamos agotados pero ha sido un día intenso y divertido como colofón final.
Con muchíííííííííísima pena  por dejar el país más maravilloso que hemos visitado y cantando Arriverenchi Tokio nos vamos hacia el aeropuerto para comenzar nuestro largo viaje de vuelta.
A nuestra llegada a Madrid el primer shock es entender todas las conversaciones. Dejamos nuestras mochilas en consigna y nos vamos a tomar un bocata de calamares y un café con muji a la Menorquina. Ohh, nos sienta de lujo y nos echamos unas risas con los camareros del bar, que no son japoneses, pero tienen otra gracia que también sabemos apreciar.

Ha sido un viaje fantástico. Nos ha gustado muchísimo todo lo que hemos visto y Japón tiene una belleza insuperable pero, sin duda, lo que más nos ha sorprendido ha sido la sociedad japonesa. Los japoneses han superado todas nuestras expectativas en cuanto a su persona. Su amabilidad, respecto, trabajo, educación y limpieza son encomiables. Nos encantan y queremos volver ya. Me gusta saber que en el mundo existe una pequeña Waslala de Gioconda Belli, aunque sea a 10000 km de distancia.
Gracias a todos por seguirnos en nuestro viaje. Sabemos que nos habéis leído porque lo vemos en las visitas, aunque hayáis estado ocultos. Pero un agradecimiento especial a nuestros comentaristas que nos han hecho saber que estaban ahí.

Hasta la próxima...

1 comentario:

  1. Gracias a vosotros por darnos tanta envidia! (de la buena) Espero que la adaptación no esté siendo muy dura... besitos cuquis! ;)

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que contarnos? Nos gustaría leerte.